Seleccionar página

Tuberculosis del Olivo

La tuberculosis del olivo ha aumentado considerablemente en los últimos años. El propósito de este artículo es aportar toda la información posible para entender la enfermedad, cómo afecta, su tratamiento y elementos que pueden ayudar a prevenir la pérdida de cosechas.

Es importante que se sepa que la enfermedad afecta al árbol y, por consiguiente, a sus ramas, tallos, brotes y, en casos graves, a las hojas, generando heridas y tumores que son causados por una bacteria fitopatógena denominada Pseudomonas savastanoi.

Especialsitas en servicios agrícolas

Los períodos de mayor riesgo de infección son entre otoño y primavera por la humedad que se presenta en este tiempo, tratándose de condiciones totalmente favorables para el desarrollo de la bacteria en el olivo.

Una vez que se infecta el olivo, la propagación de la bacteria que ocasiona la tuberculosis es muy rápida, tornando realmente difícil la recuperación, pudiendo provocar la muerte de brotes nuevos, debilidad en el árbol y un terrible sabor en las aceitunas que produzca.

Síntomas típicos.  

Es posible determinar que los árboles se encuentran afectados al conocer en detalle los efectos de esta enfermedad en el olivo. A continuación, te presentamos los más comunes:

  • Formación de verrugas o tumores que, en etapa inicial, son esponjosos hasta llegar a una fase en la que secan el árbol.
  • Se verá afectado el tronco, las ramas, el tallo y los brotes.
  • La sintomatología se puede detectar al observar decadencia en el árbol, así como debilidad en las ramas del olivo, defoliación y una considerable disminución en el tamaño del fruto.

Una detección temprana será el elemento clave de prevención para salvar la cosecha y tratar a tiempo la tuberculosis olivo.

Causas de la enfermedad.

Debe saberse que esta bacteria causante del repilo se encuentra latente en la superficie de la planta durante todo el año. Sin embargo, son dos las situaciones que harán que se genere la enfermedad, siendo a saber:

  • Condiciones climáticas de humedad favorable para la bacteria.
  • Una herida por donde la bacteria se introduzca en la planta, que usualmente haya sido ocasionada por poda de ramas, recogida de aceitunas o caída de hojas.

Tratamientos del olivo.  

Estudiosos alrededor del mundo se encuentran realizando distintos aportes para mejorar en cuanto a las prácticas de distintos tratamientos del olivo. Entendiendo que, a pesar de las condiciones climáticas inevitables, con prevención y medidas de control, se puede mejorar.

Contra la tuberculosis, están normalmente indicados los fungicidas cúpricos, indicados para controlar enfermedades fúngicas que, genéricamente, se denominan “repilos”. Igualmente, desinfectar las herramientas de poda será elemental entre corte y corte.

En estos casos, el estudio constante es lo que ha permitido delimitar qué tratamientos olivo generan mejores resultados y cuáles generan resistencia, todo ello con el propósito de evitar aplicaciones innecesarias que intoxiquen más a la planta y causen una peor respuesta.

Como método de prevención y control, la realización de un Diagnóstico Fitopatológico de Precisión será clave para determinar el nivel de la afección y comprobar cuáles son los fungicidas más acertados.

Bernardo Muñoz

Bernardo Muñoz

Responsable de Marketing y comunicación en CBH, apasionado del marketing digital y pequeño agricultor. Aprendiendo y compartiendo cada día

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustara estar informado de todo lo que publicamos en CBH?

Déjanos tu e-mail y te mandaremos todas las publicaciones, eventos y noticias relacinadas con nuestra empresa. 

Se ha registrado con éxito, recibirás información en su correo