fbpx

¿Cuál es el cultivo más rentable en España?

Publicado el 28 de junio de 2019.

¿Cuál es el cultivo más rentable en España?

Dentro del amplio mercado de la agricultura en España encontramos diferentes tipos de cultivos con distintas rentabilidades, por lo que tenemos que elegir bien qué vamos a plantar para obtener la máxima rentabilidad, recuperando en el menor tiempo posible la inversión realizada. Actualmente el olivar y el almendro son las mejores alternativas.

¿Qué entendemos por cultivos rentables?

Los cultivos rentables son aquellos que generan beneficio, es decir, que sus ingresos son mayores que sus gastos y su resultado se considera aceptable. Se suele medir en porcentaje y su resultado es aceptable en función de la inversión y el riesgo asociado. A mayor riesgo se esperara una mayor rentabilidad.

Pero para evaluar de manera correcta la rentabilidad tenemos que tener en cuenta la inversión realizada. El índice habitual para medirla es el ROA.

ROA=(beneficio/activo)*100

En los últimos años, los agricultores en España están apostando por cultivos superintensivos por su alta rentabilidad, precoz entrada en producción, reducidos costes, total mecanización, alta producción y rápida recuperación de la inversión.

Cultivos de olivar

Nuestro país es el principal productor y exportador a nivel mundial tanto de aceite de oliva como de aceituna de mesa. Cada año en España se produce una media de 1.270.000 toneladas de aceitunas, lo que supone el 44% de la producción mundial y el 62% de la europea.

Por comunidades autónomas, Andalucía está a la cabeza, llegando a producir el 85% del aceite español y el 32% del aceite mundial. Estos datos ponen de manifiesto que el olivo ocupa, sin lugar a dudas, el primer puesto en cuando a producción se refiere.

Las mejoras en la producción y los nuevos sistemas de cultivo han permitido que este sector, eminentemente tradicional y que sufrió una regresión en la década de los setenta, sea, hoy en día, el cultivo más rentable a nivel nacional.

Según datos de la AICA, los ingresos económicos en España por la comercialización de aceite en las últimas campañas han llegado a alcanzar los 3.500 millones de euros anuales.

Uno de los factores que ha contribuido a este incremento de rentabilidad ha sido la puesta en marcha del sistema de cultivo superintensivo.

Esta técnica permite intensificar la producción a través de la mecanización de las tareas, reduciendo costes, lo que repercute en una mayor rentabilidad del olivar. Gracias a este sistema, estos cultivos tienen una rápida entrada en producción y los rendimientos se sitúan en los primeros años entre 10.000 y 12.000 kg/ha., permitiendo recuperar la inversión en pocos años.

Cultivo de almendro

Hasta hace unos años el cultivo del almendro no despertaba un especial interés en nuestro país. ¿El principal motivo? El bajo precio de la almendra y la escasa demanda.

Sin embargo, esta situación ha dado un giro en los últimos años, suponiendo un aumento, tanto de la demanda como del precio de este fruto, lo que ha convertido al almendro en un cultivo más rentable.

Tal es así que durante los dos últimos años en España se ha incrementado la superficie destinada a su cultivo hasta llegar a las 40.000 hectáreas. Según datos de INC (Consejo Internacional de Frutos Secos), la producción española fue de 65.000 toneladas en 2017 y se espera que se duplique en los próximos cinco años.

A día de hoy, el almendro en España ocupa el tercer puesto a nivel mundial de producción, con un 4% del total, tras EEUU (80%) y Australia (7%). Mientras que, a nivel de exportación, se sitúa en la segunda posición, tan solo por detrás de EEUU.

Al igual que en el caso del olivo, el sistema de cultivo superintensivo del almendro es la opción más rentable, ya que permite recuperar la inversión en tan solo cinco años desde su plantación.

Además, el margen bruto obtenido por hectárea es casi tres veces más que en una plantación tradicional, llegándose a alcanzar en algunas de ellas medias superiores a los 2.000 kg de grano/ha.

Pistacho

Un cultivo que se está haciendo muy popular. En España hay alrededor de 12.000 hectáreas plantadas, la mayoría de ellas realizadas en los últimos años. Este incremento es debido a la apuesta de los agricultores por este cultivo en secano que, teniendo una alta inversión inicial, es muy rentable y tiene un gran beneficio a medio y largo plazo.

Para poder cultivar pistacho tienen que cumplirse unas condiciones climáticas muy específicas tanto de frío como de calor, esto hace que no haya muchos países productores, concentrándose la producción en California e Irán. España tiene buenas condiciones climatológicas y geográficas, pero solo participa con el 0,02% en la producción mundial.

Estas condiciones específicas para el cultivo del pistacho, junto con su elevado precio de venta, cercano a los 6€/kg (con una producción media por hectárea de 1.000kg), así como el aumento de la demanda de este producto, lo convierten en una alternativa muy rentable.

Otros cultivos

La alternativa a las plantaciones mencionadas más extendida en España son cultivos de cereales, que se pueden dar tanto en secano como en regadío y que permiten tener una o dos cosechas anuales.

Estos cultivos necesitan una baja inversión, pero sus beneficios son también muy bajos. Esto, junto con la disminución del precio y los cambios en las subvenciones, hacen que los cereales sean cada vez menos rentables.

Plantaciones “llave en mano” de CBH

En CBH nos dedicamos a la creación de plantaciones “llave en mano” tanto de almendro como de olivar y pistacho. Planificamos el proyecto completo, desde su diseño hasta la preparación del terreno, pasando por la poda y recolección con nuestra propia maquinaria. ¿Quieres saber más? ¡Contacta con nosotros y te asesoraremos sobre cómo conseguir un cultivo más rentable!


Deja un comentario