Seleccionar página

Poda Mecanizada

La poda en los cultivos leñosos es una de las tareas imprescindibles que hay que realizar todos los años para asegurar la supervivencia del cultivo y para obtener una rentabilidad adecuada.

Con una buena poda conseguimos que el árbol produzca más sin afectar a su ciclo vital. También se consigue que los árboles jóvenes empiecen a producir antes y que el periodo productivo sea mayor. Además, se retrasa el envejecimiento del árbol.

Con la poda mantenemos una buena relación entre la hoja y la raíz del árbol. Se sustituyen las ramas viejas por ramas nuevas, donde se producen los brotes del año anterior que darán los frutos.

Empresa de servicios agrícolas

Estaremos encantados de ayudarle a
hacer su cultivo más rentable.

Teléfono: 957 81 33 81

Servicios de poda de cultivos leñosos

El propietario de la finca tiene dos alternativas: contratar él mismo al personal necesario para realizar la poda de su plantación leñosa (olivar, almendro, etc.), o bien contratarlo con una empresa especialista de servicios agrícolas como CBH.

Las ventajas de la segunda opción son claras: el agricultor se beneficia del saber hacer y de la experiencia acumulada de nuestros técnicos y peones. También tendrá un servicio llave en mano, donde estarán contempladas todas las tareas de planificación y ejecución de las tareas de poda, sin sorpresas de última hora, y con un precio cerrado.

En CBH el servicio de poda está enmarcado dentro de una filosofía de servicio global al agricultor. El concepto llave en mano de plantación de olivar o almendro incluye todo el ciclo vital de la explotación: desde que aún es un terreno vacío hasta que se convierte en una plantación en plena producción.

Cuando la plantación ya está en producción, necesitamos hacer estas tareas de mantenimiento como con la poda.

Poda 100% mecanizada

En los últimos años en países como España y Portugal se ha incrementado notablemente la superficie de olivares intensivos o superintensivos. El objetivo es obtener la mayor rentabilidad posible por árbol y por hectárea y que la producción sea lo más predictiva y calculada posible para poder ajustar los costes y obtener las rentabilidades mínimas previstas.

Para ello, todo tiene que ser lo más mecánico y automatizado posible. Y esta mecanización se ha llevado hasta las tareas de podas que siempre se realizaban de forma manual.

Con la aparición de máquinas que permiten hacer la poda de rebaje y poda lateral y máquinas recortadoras de bajos se puede hacer el mantenimiento del olivar de forma más rápida y económica, lo que supone mantener bajo control una de las principales partidas de gastos.

La poda es una fase importante de su cultivo leñoso. Es importante tener este capítulo bajo control y en manos de especialistas para asegurar la viabilidad de su explotación.

Solicita más información




He leído y acepto la política de privacidad.