fbpx

Plantaciones de almendro

Plantaciones de almendros

Las plantaciones de almendro se han convertido, a d√≠a de hoy, en una de las opciones m√°s interesantes para los inversores del sector primario, debido fundamentalmente al espectacular crecimiento experimentado en la rentabilidad de este cultivo durante los √ļltimos a√Īos. Hist√≥ricamente, el almendro ha destacado siempre como uno de los cultivos m√°s extendidos y tradicionales de la agricultura mediterr√°nea, aunque su explotaci√≥n agron√≥mica fue siempre destinada m√°s bien a terrenos marginales, de escasa fertilidad y acentuadas pendientes.

Plantación de almendros

Las plantaciones de almendros se han convertido en el cultivo de moda en la Península Ibérica, y por qué no decirlo, en gran parte de los países de la cuenca mediterránea. Esto se debe, principalmente, a dos razones:

– El √©xito experimentado en California, primer productor mundial de plantaciones de almendro, en los √ļltimos a√Īos. Con marcos de producci√≥n intensivos y en reg√≠menes h√≠dricos de regad√≠o, con dotaciones de agua superiores a los 6.000 metros c√ļbicos por hect√°rea y producciones en torno a los 2.500 Kg de pepita por hect√°rea

РEspectacular incremento del consumo mundial motivado por la decidida apuesta promocional desarrollada principalmente en Asia por la Asociación de Productores Californianos.

-Al aumento del precio de la almendra que a experimentado en los √ļltimos a√Īos y que gracias a los dos factores anteriores se prev√© que continu√© creciendo.

Seg√ļn datos de 2018, Espa√Īa es el tercer pa√≠s productor de almendras del mundo y el primero en superficie con¬† 661.000 ha dedicadas a plantaciones de almendro. Su cultivo sigue teniendo una gran importancia para nuestro pa√≠s, ya que genera un volumen de negocio de m√°s de 1.000 millones de euros y ayuda a mantener la poblaci√≥n rural.

almendro

El almendro, junto con el olivo y la vid, ha sido considerado desde hace much√≠simo tiempo como el prototipo de cultivo le√Īoso extensivo de la Pen√≠nsula Ib√©rica. A priori, esto parece indicarnos que tradicionalmente las plantaci√≥n de almendros han sido tratadas como un cultivo de naturaleza muy rudimentaria, destinado frecuentemente a suelos de secano, casi siempre marginales, de gran parte del Este y Sur peninsulares, en muchas ocasiones en zonas muy pr√≥ximas al mar Mediterr√°neo.

Si bien estas zonas se encontraban climatológicamente libres de heladas, presentaban inadecuados marcos de plantación que arrojaban unos niveles productivos muy por debajo del umbral de rentabilidad. Pero esta breve descripción histórica del cultivo nada tiene que ver con los marcos intensivos, ni con la eficiencia hídrica, ni con el espectacular potencial productivo que presentan a día de hoy las plantaciones de almendro intensivas.

Actualmente, la gran mayor√≠a de las plantaciones de almendro existentes en Espa√Īa tienen serios problemas estructurales, de explotaci√≥n y de comercializaci√≥n, que b√°sicamente podr√≠an resumirse en las siguientes consideraciones:

  • Producciones muy bajas en la mayor parte de las zonas productoras.
  • Cultivado en zonas ecol√≥gicamente marginales.
  • Alt√≠sima heterogeneidad del material gen√©tico y dificultad de clasificaci√≥n de calidades.
  • Alto envejecimiento de las plantaciones de almendro tradicionales.
  • Inadecuada situaci√≥n sanitaria de los portainjertos cultivados.
  • Deficiente selecci√≥n varietal de cara a la optimizaci√≥n productiva.
  • Variedades mayoritariamente autoincompatibles.
  • Floraciones normalmente precoces, sensibles a heladas tard√≠as.
  • Inadecuados marcos y dise√Īos de plantaci√≥n.
  • Minifundismo y parcelaci√≥n excesiva.
  • Sistemas de poda obsoletos e ineficientes a nivel productivo.
  • Reducido grado de mecanizaci√≥n de las plantaciones de almendro tradicioanales.
  • Ausencia de un programa de abonado acorde a las necesidades nutricionales reales del cultivo.
  • Bajos rendimientos en grano.

Afortunadamente, las técnicas de cultivo de una plantación de almendros han experimentado un espectacular desarrollo técnico y agronómico, y gracias a ello podemos hablar de que nos encontramos, sin duda alguna, ante uno de los cultivos más rentables de la agricultura moderna. Aunque para alcanzar los niveles de rentabilidad deseados, deberemos trabajar siempre de acuerdo con un  protocolo técnico que nos garantice, ya desde su inicio, el éxito del proyecto.

A tal fin, CBH puso en marcha hace ahora dos a√Īos su servicio ‚Äúllave en mano‚ÄĚ de plantaciones de almendro superintensivos, basado principalmente en los siguientes factores:

  • Estudio previo de viabilidad del proyecto (anal√≠tica f√≠sico qu√≠mica de suelo y agua, anal√≠tica de nematodos de suelo, estudio clim√°tico, estudio disponibilidad y eficiencia h√≠drica y energ√©tica, levantamiento topogr√°fico y planim√©trico de la marcela).
  • Movimiento de tierras y preparaci√≥n del terreno (encauzamiento regajos y salidas de agua, subsolado, refinado, alomado, etc)
  • Dise√Īo del proyecto (riego y plantaci√≥n).
  • Instalaci√≥n del sistema de riego a la medida de las necesidades de la plantaci√≥n de almendro a implantar.
  • Plantaci√≥n mecanizada.
  • Direcci√≥n t√©cnica del cultivo post plantaci√≥n hasta entrada en producci√≥n.

Nuestro objetivo es ofrecer un servicio de la m√°s alta calidad, apostando por una continua innovaci√≥n para restar un servicio lo m√°s integral posible a cada cliente. ¬ŅNecesitas atenci√≥n personalizada? En CBH somos expertos en plantaciones de almendro. Contacta con nosotros en el 957 81 33 81.

√öltimas Noticias