Seleccionar página

Glifodes del Olivo

El glifodes del olivo, conocido también como una de las plagas secundarias del olivo, llega a producir severos daños a los cultivos de olivo, ya que esta plaga se alimenta durante su estado larvario de los brotes tiernos del olivo.

Se le denomina también polilla del jazmín, ya que no solo ataca al olivo, sino también al jazmín y al madroño, así como a otros cultivos ubicados en las zonas tropicales y subtropicales del mundo.

Especialsitas en servicios agrícolas

Esta plaga afecta especialmente a los cultivos de olivar más jóvenes. Pero principalmente, se aboca a los olivos de regadío.

Características del glifodes del olivo

Las principales características que definen a esta incómoda y dañina plaga son:

  • En el envés de las hojas de los brotes del olivo, los adultos depositan los huevos cuya forma es oval, los cuales llegan a ser de color blanquecino y amarillento.
  • Al nacer las denominadas larvas, son de color amarillento, pero con su crecimiento se vuelven de color verde brillante.
  • Este tono verde brillante lo va adquiriendo a medida que va devorando los brotes del cultivo.
  • Estas larvas se protegen tejiendo un fino capullo de seda, el cual une las hojas de los brotes y se alimentan en su interior.
  • Ya en la etapa adulta, se convierten en una mariposa de color blanco nacarado.
  • Generalmente, esta especie de plaga del olivo pasa el invierno en forma de larva, y los primeros adultos llegan a aparecer entre los meses de marzo y abril.
  • Pero su periodo de ataque es generalmente en los meses de julio y agosto, por ser muy sensibles al frío. Motivo por el cual, aparecen en época de temperatura templada.
  • El adulto busca los brotes terminales más vigorosos para instalarse. Incluso, hace su puesta en los arrojes de poda y las varetas.

Daños producidos por el glifodes del olivo

Por ser una plaga, ocasiona daños severos si no actúa de inmediato. Algunos de estos daños son:

  • Al alimentarse de la pulpa, las larvas ocasionan severos daños a los cultivos, especialmente a aquellos cultivos destinados al verdeo. Es decir, a la recolección de las aceitunas para el consumo humano, antes de que maduren.
  • Generalmente, si se alojan en los viveros y plantaciones jóvenes, el detrimento ocasionado a estos cultivos es irrecuperable, debido a que a las nuevas plantaciones le ocasiona un fuerte daño a su crecimiento a causa del brote de estas las larvas.
  • Por lo regular, en los cultivos ya consolidados, el menoscabo que ha producido el glifodes del olivo pasa inadvertido por el agricultor, ocasionando que el daño en la plantación sea más severo.
  • La oruga comienza destruyendo el brote terminal para paulatinamente seguir descendiendo y devorando las siguientes hojas.
  • Cuando los olivos están en proceso de formación, esta plaga destruye las guías de crecimiento, ocasionando el retraso en la formación de la cruz.

Tratamiento para combatir el glifodes del olivo

Absolutamente todo cultivo del olivo requiere ser tratado con insecticidas adecuados, para combatir las denominadas plagas del olivo.

De esta manera, debes tratar en la medida de las posibilidades evitar que las plagas entren y se expandan en las plantas, pudiendo ocasionar daños severos a las plantaciones.

Ten en cuenta que no todas las plagas del olivo se pueden combatir de la misma manera. Para ello es necesario saber que fungicida utilizar de acuerdo a las características de la plaga que haya en el cultivo y a la cual vamos a combatir.

Para combatir esta plaga, se requiere alternar varios tratamientos cada 21 días, con fungicidas diferentes. Gracias a la constancia, podrás lograr éxito en el control del glifodes.

No olvides que, debido a que algunas marcas de insecticidas no tienen la capacidad de eliminar las orugas por completo, tendrás que ser muy persistente para lograr tu objetivo y deshacerte de esos molestos insectos.

El mejor método de lucha

Anteriormente, el uso de los insecticidas organofosforados era el único medio con el que contaba el agricultor para combatir la plaga del olivo.

No obstante, hoy en día existe en el mercado una gran variedad de tratamientos con insecticidas especiales para cada tipo de plaga.

Además, también se pueden utilizar las trampas de luz no selectivas y los mosqueros cebados con fosfato o azúcar en agua. Esto con la finalidad de tratar de controlar las curvas de vuelo.

Se debe estar supervisando el cultivo constantemente para verificar el ciclo de la plaga, así como la curva de vuelo de los adultos, ya que, por lo general, actúan al inicio de la floración.

Cuando las larvas están en el exterior, comenzarán a introducirse en los frutos del olivo.

Bernardo Muñoz

Bernardo Muñoz

Responsable de Marketing y comunicación en CBH, apasionado del marketing digital y pequeño agricultor. Aprendiendo y compartiendo cada día

1 Comentario

  1. Julio

    Me gustaría saber qué insecticida aplicar para controlar la placa del glifodes, ya que estoy en formación de un olivar aberquina en superintensivo y se comen la guia

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustara estar informado de todo lo que publicamos en CBH?

Déjanos tu e-mail y te mandaremos todas las publicaciones, eventos y noticias relacinadas con nuestra empresa. 

Se ha registrado con éxito, recibirás información en su correo