Seleccionar página

Comprar una finca rústica: aspectos clave a tener en cuenta

La compra de un solar o inmueble supone un gran paso para cualquier persona, y encontrar una finca rústica no es la excepción.

Una gran extensión de terreno requiere de toda una serie de consideraciones en cuanto a su proceso de compra y evaluación de estado legal, jurídico e infraestructural.

Especialsitas en servicios agrícolas

A continuación, se describen algunos de los elementos más destacables para tener en cuenta durante el proceso de compra de uno de estos terrenos rurales, con el objetivo de simplificar o reducir las posibilidades de incidentes en el proceso para aquellos sin experiencia en el tema.

Definir objetivos de la compra antes de realizarla

Antes de pensar en adquirir una finca rústica es necesario plantearse bien las necesidades y los objetivos, ya que de ellos partirá la selección y las consideraciones en cuanto al cuidado y posterior administración del lugar. Una finca puede ser un espacio para realizar gran variedad de actividades productivas, por lo que conocer cuáles serán es lo primero.

Quienes logran comprar fincas rústicas para el cultivo de granos no tienen las mismas consideraciones que quienes las destinan para actividades avícolas o de granja. La calidad y tipo de terreno, el clima y la ubicación geográfica son algunas de las principales razones que favorecerán o perjudicarán una determinada finca para algunas actividades que otras.

Finalmente, se encuentra el factor de rentabilidad en cuanto a temporadas, demanda y necesidad, todos estos permiten conocer los meses en los que la finca podrá llegar a su punto más productivo y en los cuales su mantenimiento supondrá una mayor inversión.

Si busca para un propósito remunerador, esto será un aspecto muy importante para tener en cuenta.

Realizar la gestión legal y fiscal correspondiente

Tras considerar que para una finca rústica es importante prepararse para el papeleo y la gestión, este aspecto es determinante para el correcto desarrollo de cualquiera de las actividades que se deseen realizar en el lugar, y de no atenderse con propiedad o mantener su desconocimiento, podrá traer consecuencias, tales como problemas con la administración y las normativas vigentes.

Obras como ampliaciones, pozos y piscinas pueden acarrear multas y demoliciones por no corresponder al tipo de parcela o cuyos permisos no se encuentren existentes en catastro. Caso adverso sería el de pagar por una finca cuyas extensiones sean menores a las establecidas en las condiciones de compra.

Al ser una adquisición de valor significativo, requerirá de un cuidado y seguimiento adicional para reunir todos los papeles vigentes y legales, será determinante para evitar cualquier malentendido.

Lo que hay que pagar al momento de la compra

Los recibos IBI serán el principal recurso para atender cualquier valoración fiscal y documentación adicional, la documentación que respalde la legalidad de la compraventa debe ser algo siempre evidente, y de no firmarse, implicaría sorpresas desagradables en el futuro con algún propietario anterior.

Además, debe comunicarse y ponerse de manifiesto cualquier elemento o disposición que pueda acarrear problemas en el futuro, como la existencia de pozos.

El contrato de compraventa

Las fincas rústicas para comprar suelen negociarse cuando se encuentran cargas fiscales pendientes, por esta razón, es importante abstenerse de firmar algo si no es concreto o no se apega a lo acordado.

Las condiciones del terreno y de la edificación deben coincidir en el catastro y en el registro, y de no hacerlo, estas observaciones deberán contemplarse en el contrato.

La valoración que hace la agencia tributaria correspondiente de la finca será otro aspecto importante en el precio final, y de existir alguna deuda, entonces será necesario que durante las negociaciones se acuerden si será cancelada por el vendedor para que el precio final sea discutido.

La presencia de testigos y abogados durante la firma favorecerá considerablemente todo el proceso, ya que esto reducirá cualquier posibilidad de estafa o problema al momento de comprar el terreno.

Todas estas condiciones permiten que toda la documentación presentada sea legal, real y esté respaldada para evitar problemas o fraudes a la larga.

Condiciones del terreno y de la edificación

Si bien una finca rural se caracteriza por ser un espacio no urbanizable, éste (dependiendo de sus extensiones y características) podrá servir para actividades productivas, tales como la explotación agraria, forestal o pecuaria.

Ante esto es de suponer que cualquier tipo de construcción adicional sufrirá todo tipo de limitaciones por la ley.

Existen algunas excepciones contempladas en la ley para viviendas y edificaciones dentro de los terrenos de una finca rústica, por lo general, suelen deberse a las normas vigentes de la comunidad autónoma en la cual se registren o si existe el propósito de usar los espacios para el desarrollo de actividades culturales, científicas, deportivas, o de enseñanza sobre espacios naturales.

La legislación urbanística será la que establezca las condiciones con las cuales este espacio deberá adecuarse, y todas deberán estar visiblemente contempladas en el contrato de compraventa, aun si existen viviendas unifamiliares aisladas dentro del terreno o si hay proximidad con algún núcleo urbano.

Es posible también encontrar casos en los que una finca rústica sea considerada como una casa de campo, ante estas situaciones las leyes aplican de manera distinta para estos edificios y la actividad comercial a la cual sean destinadas deberá regirse por leyes de arrendamiento urbano rústico vigentes.

Actividades y sector productivo

El historial de la finca permitirá determinar con mayor facilidad la descripción que figura en su correspondiente comunidad autónoma, y con ello también las posibilidades con las que se contarán al momento de destinarla para diferentes propósitos comerciales.

Tras aclarar todos los aspectos relacionados con el estado de la edificación, las actividades productivas que se pueden realizar en los espacios y los registros legales y fiscales, entonces será posible considerar una buena compra de finca rústica.

Una vez realizados los procesos mencionados, cumplido y rellenada la documentación y pagado las cantidades mencionadas, podrá disfrutar de su terreno por completo.

Bernardo Muñoz

Bernardo Muñoz

Responsable de Marketing y comunicación en CBH, apasionado del marketing digital y pequeño agricultor. Aprendiendo y compartiendo cada día

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría estar informado de las últimas novedades del sector agrícola?

Déjanos tu e-mail y te enviaremos quincenalmente las publicaciones más destacadas, y te informaremos sobre los eventos y noticias relacionadas con nuestro sector. 

Se ha registrado con éxito, recibirás información en su correo