Seleccionar página

Agricultura de secano: ventajas y principales cultivos

La agricultura es uno de los motores de la economía en un país como España, donde las cualidades del clima y la gran cantidad de horas de luz hacen posible que los cultivos se desarrollen y los agricultores puedan sacar un rendimiento óptimo a cada plantación.

Un territorio tan extenso y climáticamente variado como el de España hace que existan zonas donde se apuesta por distintos tipos de cultivo o fórmulas de agricultura. Pero, sin duda, uno de los modos de trabajo preferidos por los trabajadores del campo, por sus ventajas y facilidades, es la agricultura de secano.

Especialsitas en servicios agrícolas

En qué consiste la agricultura de secano

La agricultura de secano, originalmente, se llevaba a cabo en lugares en los que las condiciones climáticas o la calidad del suelo no podían asegurar los nutrientes necesarios para un cultivo que precisara de mucha agua.

De este modo, se podían utilizar terrenos yermos y en zonas donde las precipitaciones son pocas o casi inexistentes para llevar a cabo una explotación agrícola sin necesidad de aporte de agua artificial o controlado.

Las principales ventajas de la agricultura de secano es que el agricultor no debe realizar un gasto extra para regar, puesto que la plantación vive exclusivamente del agua de la lluvia, aunque sea poca, y pese a ello se trata de un tipo de árboles que ofrecen una producción alta, lo que se convierte en interesantes beneficios económicos.

Para que la agricultura de secano sea efectiva, las plantaciones deben realizarse en lugares semisecos en los que las precipitaciones anuales no superen, de manera habitual, los 500 mm.

Características de los cultivos de secano

Por su propia naturaleza, los cultivos de secano deben responder a unas características concretas. Hay varias diferencias notables con el regadío, puesto que precisamente el cultivo de secano es una oposición al cultivo de regadío.

Por ello, y al hecho de que se lleve a cabo en zonas con pocas precipitaciones, es importante añadir que suelen ser plantaciones de monocultivos, es decir, que solo se trabaja un tipo de árbol a la vez.

Además, por tratarse de un cultivo de rendimiento que ‘vive’ de la naturaleza, lo habitual es que se utilicen fertilizantes orgánicos. Se suele apostar por excremento animal, que aporta al cultivo los nutrientes y la fortaleza necesaria para resistir en esas circunstancias tan excepcionales.

Por supuesto, al depender casi exclusivamente de la lluvia, en caso de años especialmente secos o húmedos, las plantaciones se ven afectadas. De hecho, la producción puede mermar si no se dan las condiciones de lluvia mínimas. Esto demuestra que, aunque es un tipo de cultivo mucho menos exigente y delicado que el regadío, tampoco se puede dejar descuidado y no tomar ciertas precauciones. No todo son ventajas.

Ventajas y desventajas de la agricultura de secano frente al regadío

Como se ha señalado, la mayor parte de las variables hacen pensar en una mayoría de ventajas del cultivo de secano frente al cultivo de regadío, pero existen algunos inconvenientes que hay que valorar.

Entre las ventajas se encuentra el hecho de que no necesita una gran cantidad de mano de obra para controlar cultivos de mucha extensión. En la mayoría de casos, unos pocos trabajadores podrán tener cuidada y en perfectas condiciones la explotación.

Además, la tierra sufre mucho menos con este tipo de cultivos, por lo que aumenta la fertilidad de la tierra.

Por contra, algunas desventajas son que la agricultura de secano se lleva muy mal con fenómenos atmosféricos descontrolados, como las DANAS, que pueden afectar muy negativamente a su producción.

También el hecho de soler trabajar con monocultivos hace que el ciclo de producción se reduzca y no se pueda combinar para obtener distintas fuentes de ingreso a lo largo del año.

Tipos de agricultura de secano

¿Cuáles son los cultivos más rentables para la agricultura de secano? La respuesta a esta pregunta dependerá de muchos factores como el tipo de suelo, la extensión, etc., pero es importante reconocer qué tipo de plantas o árboles son los más habituales en estas explotaciones.

En cuanto a árboles frutales, destacan los almendros y los olivos, a los que se les suele sumar el albaricoquero y, últimamente, el algarrobo, cada vez más popular. Por supuesto, no se puede pensar en el cultivo de secano sin imaginar las plantaciones de vid, es otro tipo de explotación muy adecuada para los territorios con pocas precipitaciones.

A esto hay que sumar hortalizas y legumbres como los guisantes, las habas, el melón y los tomates y, como una de las estrellas de estos campos de secano, los cereales como el trigo, la cebada o la avena.

 

Todos estos tipos de agricultura de secano están muy extendidos a lo ancho y largo de la geografía española y son muchísimos los agricultores que aprovechan las ventajas de estas plantaciones para dedicarles el grueso de su trabajo diario. A la hora de plantear este tipo de cultivos de secano es preciso evaluar todas las ventajas e inconvenientes y optar por aquellas plantaciones a las que más partido se les pueda sacar.

Bernardo Muñoz

Bernardo Muñoz

Responsable de Marketing y comunicación en CBH, apasionado del marketing digital y pequeño agricultor. Aprendiendo y compartiendo cada día

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustara estar informado de todo lo que publicamos en CBH?

Déjanos tu e-mail y te mandaremos todas las publicaciones, eventos y noticias relacinadas con nuestra empresa. 

Se ha registrado con éxito, recibirás información en su correo