Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Vale Leer más

Tipología de suelos en Andalucía

Publicado el 22 de septiembre de 2015.

Tipología de suelos en Andalucía

 

Andalucía es una de las comunidades autónomas más fértiles que existen. El territorio andaluz, compuesto por ocho provincias y más de 87. ooo hectáreas de terreno, es conocido por sus plantaciones de olivar intensivo, plantaciones de almendro, y plantaciones de otros cultivos, sobre todo frutales como el naranjo, el limonero o la higuera. En Andalucía existen diferentes tipos de suelo estructurados en tres grandes zonas como:

-Macizo Ibérico o Sierra Norte. 

-Depresión del Guadalquivir o Valle Bético. 

-Cordilleras Béticas. 

Cada uno de esos bloques tiene una serie de características específicas. Por ejemplo, en Sierra Morena hay un tipo de suelo con poca profundidad y muy pobres a nivel forestal. En las áreas calizas es común encontrar hectáreas de cultivo destinadas a la plantación de cereales como el trigo o el mijo. Esta realidad es común en los Sistemas Béticos con suelos complejos, heterogéneos y muy ricos.

En el arco subbético, el suelo tiene una enorme capacidad agronómica convirtiéndose en un terreno apto para las plantaciones de olivar, plantaciones de olivar intensivo y plantaciones de olivar superintensivo. Dentro del suelo andaluz, las zonas situadas en la Depresión Bética y en el Surco Intrabético suelen ser espacios para el desarrollo de suelos ricos, con gran capacidad agronómica y con extensiones de cultivo rentables para el agricultor. Algunas áreas como el valle del Guadalquivir y la vega de Granada son especialmente fértiles por la riqueza de los sedimentos hallados en el suelo.

Mapa de Andalucía

 

Por otra parte, en las zonas de campiña cordobesa y sevillana existe una tendencia dividida en dos: las vaguadas, con materiales calizos antiguos con suelos arcillosos profundos, y la albariza con unas características muy favorables para el cultivo de la vid. En las provincias de Huelva, Málaga y Córdoba es común encontrarse con suelos de albariza. Los suelos arenosos y poco consolidados son frecuentes en el litoral de Cádiz, Almería y Huelva. Hasta hace tres décadas, los suelos de tipo arenoso no gozaban de aceptación entre los agricultores ni eran fáciles de cultivar, pero en la actualidad tienen una gran relevancia con centenares de hectáreas de cultivo forzado bajo plástico en los que bayas, fresones, frambuesas y fresones crecen con fuerza.

A modo de cuadro resumen compartimos con todos vosotros un esquema explicativo con las características más notables de los suelos de Andalucía:

TIPOLOGIA DE SUELOS

 

Fuente: Junta de Andalucía.es/medioambiente

 

Como puede verse existen diferentes tipos de suelos que a continuación explicamos:

-S. Fluvisoles: Este concepto hace referencia a suelos desarrollados sobre depósitos aluviales. Los suelos fluvisoles están compuestos de depósitos de origen fluvial, lacustre o marino. Los fluvisoles se utilizan en cultivos de consumo, frutas, huertas y pastos. Este tipo de suelo requiere un control periódico de las inundaciones, drenajes artificiales y un sistema de regadío.

-S. Regosoles: El término Regosol deriva del griego y significa sábana por referencias al manto de alteración que cubre la tierra. Los suelos de tipo regosol se desarrollan sobre materiales no consolidados, alterados y de textura fina. Son muy comunes en zonas áridas, en los trópicos y en las regiones de montaña con pocas precipitaciones y temperaturas elevadas.

-S. Leptosoles: Esta tipología de suelo tiene un espesor ultrareducido. Los materiales más comunes pueden ser rocas y elementos no consolidados con menos del 10% de tierra fina y otros. Son visibles en las zonas altas y medias, con una topografía escarpada y con elevadas pendientes.

-S. Luvisoles: Se desarrollan en llanuras, valles y montañas con suaves pendientes. La climatología en estas zonas es cálida con ligeros cambios tanto en otoño-invierno como en primavera-verano.

-S. Nitosoles: Son muy profundos. Tienen más de 150 centímetros de profundidad. En la mayoría de los lugares en los que hay suelo nitoso, este se ha enriquecido con arcilla y otros materiales que complementan el suelo.

-S. Cambisoles: A diferencia de los suelos nitosoles, los cambisoles son muy jóvenes, tienen poca profundidad y pueden presentar ligera acumulación de arcilla.

-S. Arenosoles: Como su propio nombre deja entrever, los suelos arenosoles se caracterizan por ser arenosos, terrosos e incluso calcáreos. En algunas zonas se manifiestan en forma de rocas silíceas arenizadas. Los suelos arenosos son habituales de las zonas costeras presentándose en forma de dunas, montañas de arena e incluso tómbolos.

-S. Solonchaks: Este peculiar vocablo procede del  ruso “sol”,que significa sal, y de “chak”cuya traducción es arena salina. Las áreas áridas y semiáridas conforman el territorio en el que puede encontrarse el tipo de suelo solonchaks.

-S. Xerosoles: Suelos áridos que contienen materia orgánica. Tienen dos capas: la superficial es de tonalidad clara mientras que la más profunda es rica en carbonatos, minerales, arcilla y otros materiales.

-S. Planosoles: Planosol es una palabra que significa plano. Parece lógico asociar el suelo planosol a llanuras o terrenos planos. Tradicionalmente, los suelos planosoles han sido muy pobres en nutrientes. Se destinan a plantaciones de forraje, pastizales extensivos y otras hierbas poco o nada significantes para la agricultura.

-S. Histosoles: Es uno de los más orgánicos de cuantos existen, incluso llega a tener turba. Son muy fértiles y ricos.

-S. Calcisoles: Los climas áridos y semiáridos y las zonas desérticas conforman el hábitat natural de los suelos calcisoles. La sequía abundante de los suelos calcisoles, sumada a la presencia de petrocálcicos someros, derivan en suelos poco o muy poco dados a la agricultura.

-S. Phaeozems: Este tipo de suelo, presente en grandes praderas y extensiones de campo kilométricas, posee una abundante acumulación de materia orgánica que lo convierte en un suelo muy rico en humus.

¿Conocías todos estos suelos? ¿Sabrías decirnos cuál es el suelo que cobija tus plantaciones, árboles frutales y cultivos?  ¿Y en el caso de las plantaciones de olivar intensivo? ¿Cuál dirías tú que es el suelo adecuado para que una plantación de olivar superintensivo o una plantación de almendro se desarrollen correctamente? Esperamos tus respuestas y comentarios en este post y en nuestras redes sociales.

 

 

 

 


Deja un comentario