Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Vale Leer más

¿Por qué el aceite de oliva está tan caro?

Publicado el 15 de noviembre de 2015.

¿Por qué el aceite de oliva está tan caro?

Es la pregunta más formulada entre consumidores, productores y comerciantes en las últimas semanas. Las continúas subidas y bajadas del precio de venta del aceite de oliva en el mercado español podrían poner en jaque una industria que no pasa por sus mejores momentos. Para entender los cambios en el precio del litro de aceite de oliva habría que entender diferentes factores clave. El primero de ellos es la climatología. Sin lugar a dudas, el otoño está siendo más cálido de lo normal, con temperaturas que en muchas localidades -centros mundiales de aceite de oliva como Córdoba o Jaén- superan los 17 grados de media. Productores y agricultores se lamentan de las cosechas obtenidas porque la climatología no es favorable a las plantaciones de olivar, olivar intensivo, plantaciones de olivar alta densidad u olivar gps. A pesar de contar con un sistema de riego de olivar equipado con la tecnología y la vanguardia más puntera del momento, las plantaciones de olivar no arrojan grandes cosechas. Las altas temperaturas en un otoño demasiado suave se unen a la ausencia de precipitaciones.

El olivar es un cultivo tradicionalmente ubicado en zonas geográficas de secano pero este cultivo también necesita del agua de lluvia. Sin embargo, la escasez de precipitaciones no hace sino empeorar una situación ya de por sí bastante delicada. Cuando termine la recolección 2014/2015, un buen número de olivares estarán en situación de agotamiento. Además si no llueve en los próximos meses las plantaciones de olivar quedarán debilitadas para afrontar con éxito y garantía la próxima campaña 2016. Eso en lo que respecta a España. Otros países como Italia justifican la subida del precio del aceite por la virulencia de la Xylella Fastidiosa, una bacteria que desde hace meses arrasa con las plantaciones de olivar en zonas del sur del país, en concreto en la región de Apulia y en la ciudad de Lecce.

 

Aceite de oliva

Aceite de oliva

Productores y cooperativas aceiteras señalan otras circunstancias que podrían ayudar a entender por qué el precio del aceite presenta tantos cambios. Por una parte, está Túnez. El país africano es uno de los productores más competitivos e importantes en relación a la comercialización de aceite de oliva. En la última campaña, Túnez fue el gran proveedor de materia prima. Si las cifras de crecimiento aportadas por las cooperativas tunecinas continúan la buena dirección como hasta ahora, Túnez podría revelarse como uno de los rivales más fuertes en la pugna mundial liderada por España, Italia y Grecia por hacerse con la hegemonía de la producción mundial de aceite de oliva. Por sí fuera poco, este país mediterráneo presume de una flexibilización de las importaciones. Veremos que sucede a escasos meses del cierre financiero y productivo 2015.

Por otra parte, ante el continúo cambio del precio del aceite, muchos consumidores han optado por comprar otro tipo de aceite, en concreto aceites procedentes de semillas como el girasol o el sésamo. Este tipo de aceite también es válido para cocinar, es más económico que el aceite de oliva y también cuenta con innumerables beneficios nutricionales y alimentarios. Una tendencia en alza ha sido la comercialización de aceites frescos y de origen ecológico. Sin duda, en este juego de marcas, precios y tipos de aceites, el aceite de oliva es que sale perjudicado. Ante esta situación, no son pocas las voces críticas y especializadas que claman una política más ecuánime de precios que contribuya a dar una imagen de cohesión a los productores nacionales de aceite de oliva.

Plantaciones de olivar

Plantaciones de olivar

 

Cerca de 200 profesionales se han reunido recientemente en Madrid, en el marco de las X Jornadas del Aceite de Oliva Español organizadas por la revista especializada Alcuza. El objetivo de la reunión pasaba por realizar un análisis en profundidad del sector del aceite analizando diferentes fases como la producción, comercialización y posterior exportación. Al encuentro han acudido empresarios y especialistas en del olivar. Uno de los temas más tratados ha sido la urgencia de encontrar una solución estable que garantice el precio del aceite de oliva. Para Pedro Barato, presidente de la Interprofesional, el sector necesita precios estables que no estén una campaña subiendo por las nubes y a la siguiente por los suelos. Una opinión similar es la ofrecida por Cristóbal Gallego, presidente de Jaencoop. Para Gallego es necesario conseguir un mecanismo que asegure el equilibrio adecuado entre oferta y demanda. En la misma dirección, Cinta Faiges, Consejera Delegada del Grupo Faiges (compuesto por diferentes empresas relacionadas con el aceite), ha señalado que el vaivén continúo de precios con subidas y bajadas no hace sino desacreditar el sector y crear confusión en el consumidor. Citado con anterioridad, el alto precio del aceite de oliva está frena el consumo de este producto entre la población. Frente a la subida imparable del oro líquido (hoy más que nunca), los consumidores han optado por comprar otros tipos de aceites procedentes de semillas en lugar de frutos. Así lo expresa Pedro Domínguez, Director de Negocio de Nielsen. Para Domínguez, las ventas de aceite de oliva han caído un 8% de media registrándose un aumento del 5% en el consumo de aceite de girasol y otros aceites de semillas. Como dato a considerar las principales organizaciones agrarias también han reclamado una política de precios estables que aporten seguridad y calma a los consumidores. (Fuente: Olimerca).

Tipos de aceite de oliva

Tipos de aceite de oliva

El alza de los precios del aceite de oliva no hace sino aumentar. Para muestra un botón. Este verano el precio del aceite de oliva virgen extra estaba por encima de los 3,89 euros el kilo. Las escasas existencias de enlace con las que comenzó la campaña actual, sumada a una producción por debajo de las 900.000 toneladas ha llevado a que más del 80% de las almazaras haya tenido salida y que las existencias sean mínimas. A esta situación hay que añadir la débil producción de aceite de oliva estimada en 837.700 toneladas, con una caída del 53%. Las plantaciones de olivar experimentan una situación crítica. Mientras tanto, productores y agricultores seguirán reclamando la estabilidad de los precios ante el acecho inminente de problemas para el cultivo como el ataque de la Xylella Fastidiosa o la ausencia de lluvias.

Queda la alternativa de continuar apostando por plantaciones de olivar rentables que garanticen una buena inversión, a través de proyectos innovadores de reconversión del olivar. Consúltanos en el 957 81 33 81


Deja un comentario