Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Vale Leer más

Pino o bambú: qué tutorado es mejor para tu cultivo

Publicado el 28 de enero de 2016.

Pino o bambú: qué tutorado es mejor para tu cultivo

Como en el amor, el éxito de una plantación o cultivo depende de los pequeños detalles. En el caso de los cultivos, que es el que nos ocupa, el tutorado es uno de esos detalles. Su implantación acompaña (nunca mejor dicho) al cultivo, por lo que conviene conocer qué opciones existen y en qué se diferencian.

Cabe recordar la importancia de la verticalidad de una planta para su correcto enraizamiento, que posteriormente se verá traducido en una buena recolección. Y aquí entra en juego la importancia de un buen tutor que haga que la planta crezca recta. Además el tutor cuenta con una importante función como es la de evitar vuelcos ante las inclemencias del tiempo, como fuertes rachas de viento.

Se usa especialmente en plantaciones muy populares como el olivar, aunque también son necesarias en otros cultivos como el de pistachos o el almendro. Éste último, el almendro, ha despertado en los últimos años gran interés debido en parte a su alta rentabilidad; pero nada es rentable si no se prepara y trabaja bien, por lo que cuestiones como el tutorado son de importancia.

En CBH trabajamos con tutores de acacia, pino y caña de bambú, pero nos centraremos en estos dos últimos al ser de los más demandados:

  • Tutor de pino: es el más recomendable para plantaciones intensivas. Conviene que tenga los menos nudos posibles, ya que estos provocan la rotura del tutor. Entre sus ventajas está la dificultad de su descomposición y su alta resistencia.
  • Tutor de bambú: ideal para plantaciones superintensivas. Es cierto que es menos dura, pero a cambio es mucho más económica.

cbh027

 

cbh021

cbh022

cbh031

 

Pese a ello, desde CBH nos aseguramos la alta calidad de cada uno de los tutores que importamos. En este sentido, nuestros tutores de pino son gruesos, de 1,50 metros de altura con casi inexistencia de nudos. En cuanto a las cañas de bambú, nos encargamos de traerlas directamente desde China, sin intermediarios, asegurándonos la excelente prestación del material por parte de nuestro personal allí.

Cada plantación es única, por eso el trabajo debe prepararse con antelación, pensando como decíamos al principio los pequeños detalles. Así, una vez realizados los trabajos de preparación del terreno (todo lo relativo a subsolado) y alomado y nivelación del suelo de la plantación, tiene lugar el marcado y rayado; la colocación de los tutores se realiza con una maquinaria especial con GPS que ayuda al perfecto enclavado en el suelo.

Una vez realizado el proceso toca el cuidado y el mimo de quien tiene la intención de sacar adelante un cultivo, especialmente en estos momentos críticos para el sector de la agricultura donde hay que estar constantemente alerta de las últimas tendencias para la mejora de un sector que es tan necesario para la sociedad.

 

IMÁGENES: Propiedad de CBH, tomadas en sus almacenes.


Deja un comentario