Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Vale Leer más

La Xylella Fastidiosa arrasa el sur de Italia

Publicado el 21 de abril de 2015.

La Xylella Fastidiosa arrasa el sur de Italia

El pasado 25 de enero CBH, empresa líder en plantaciones de olivar intensivo, plantaciones de olivar superintensivo y plantaciones de almendro, dio la voz de alarma al compartir una noticia preocupante: la bacteria Xylella Fastidiosa acababa con centenares de hectáreas de olivos en Grecia y Portugal. Tres meses más tarde, este microorganismo causa estragos entre agricultores, cooperativas y expertos en olivicultura. Francia ha sido el único país que ha podido detener la expansión del virus. El país galo detectó la bacteria en unas plantas de café procedentes de Costa Rica. Según el ministro de Agricultura, Stephane Le Foll, el microorganismo ya no está en tierras francesas. Para evitar nuevos contagios se han cerrado las fronteras a todos aquellos proveedores que no puedan demostrar que están libres del ataque bacteriológico.

El último país que ha visto cómo millones de explotaciones de olivar quedaban inservibles ha sido Italia. La región de Puglia (sur del país) ha sido la más afectada donde se han talado más de 800.000 ejemplares. También se ha creado un perímetro de seguridad de 240.000 hectáreas. Desde el 15 de abril, responsables de medio ambiente y funcionarios han tomado medidas en el asunto en un intento desesperado por contener el efecto contagio hacia otros países de la zona euro como España. Nuestro país aprobó a finales de marzo un protocolo de actuación para prevenir cualquier foco de infección o propagación. En comunidades autónomas como Andalucía, Extremadura o Cataluña, la industria olivícola es un motor de empleo y riqueza.

La tala de olivos en Italia no ha estado exenta de polémica. Los agricultores consideran que esta medida es inapropiada porque no acabará con la pandemia. En la ciudad de Oria, cerca de Brindisi, decenas de manifestantes tratan de evitar lo que consideran un desastre económico. La Xylella Fastidiosa ha contribuido a la caída del 35% de la producción total del aceite de oliva italiano producido en buena parte en el sur del país. No hay que olvidar que el primer brote de la bacteria tuvo lugar hace dos años en la localidad de Lecce. En ese sentido, el presidente de la Confederación Nacional de Agricultores (Coldiretti) de la región, Leo Piccino, ha señalado que “la xylella es un problema europeo porque llegó de la importación de plantas enfermas de Costa Rica. Por culpa de Europa la enfermedad ha llegado a nosotros”. Piccino considera “injustas” las restrictivas medidas impuestas desde Bruselas para evitar la expansión hacia países fronterizos

Donato Boscia, responsable del Centro Nacional de Investigación de Bari, ha explicado que los esfuerzos conjuntos están focalizados en técnicas de prevención y en evitar el movimiento de las plantas. En opinión de Boscia hay preparado un plan para atacar a los insectos vectores mediante insecticidas con el objetivo de eliminar a las crías que son muy resistentes. Para Boscia “la erradicación es una utopía, además Puglia es víctima de la ineficiencia de la legislación comunitaria pero se le quiere dar la pena del culpable. Los agricultores hacen  un servicio a la comunidad cuyo coste no deberían asumir”. El inicio de la crisis del olivo ha bloqueado el comercio y la venta de otros cultivos como el almendro o la adelfa.

Aceitunas y olivos

 

  • La opinión de la Comisión Europea

Por su parte, Bruselas trata de encontrar una solución eficaz. Sin embargo, la Comisión Europa no tiene muy claro si la Xylella Fastidiosa ha sido la única responsable del desastre italiano, o por el contrario, han entrado en juego otras bacterias de menor carga viral. Los europarlamentarios sostienen que los olivos afectados también han sufrido el ataque de otro patógeno, el fungi, para el que existe solución

En el seno de la Comisión Europea hay corrientes de opinión que tachan de dejadez y desgana la postura de Italia ante el inminente ataque de la Xylella Fastidiosa. En opinión de Vitenis Andriukatis, comisario europeo de Sanidad “Italia no ha prevenido la presencia de la Xylella. En 2014 se lanzaron las primeras medidas que incluían estrictas condiciones para la plantación, así como la destrucción de las plantas ya infectadas hasta conseguir la erradicación y evitar su propagación a otras regiones”. Las palabras de Andriukatis han generado aún más polémica, máxime teniendo en cuenta que la Comisión no ha ofrecido ningún tipo de ayuda a los agricultores afectados. Diferentes organizaciones agrarias, colectivos y agricultores italianos no han dudado en oponerse ante lo que consideran una evasión de responsabilidades

Europa trabaja por un protocolo definitivo de actuación. La CE analiza un nuevo paquete de medidas eficaces para las próximas semanas. El organismo europeo ha pedido la colaboración de los países mediterráneos donde la industria del aceite de oliva es un motor de empleo. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recaba información con el objetivo de esclarecer el origen de la bacteria, así como instrucciones específicas para que gobiernos y administraciones autonómicas conozcan de cerca la bacteria. La EFSA ha señalado que la Xylella Fastidiosa puede afectar a otros cultivos como la vid, los cítricos y los árboles frutales por lo que su propagación es bastante probable.

En España los ánimos empiezan a revolucionarse. Colectivos como ASAJA Córdoba han mostrado un alarmante estado de preocupación ante las medidas desarrollas por Europa. La organización exige que el gobierno de Mariano Rajoy aporte soluciones de carácter inmediato y paralelas a las ofrecidas por Bruselas. Mientras tanto, los agricultores andaluces miran con recelo el acecho imparable de la Xylella Fastidiosa.

 


Deja un comentario