Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Vale Leer más

La importancia de la poda en el cultivo del olivar

Publicado el 17 de junio de 2015.

La importancia de la poda en el cultivo del olivar

El olivar es uno de los cultivos más importantes para la economía de Andalucía. Hemos abordado diferentes aspectos cruciales del cultivo del olivar como la certificación de excelencia, el sistema de producción o la calidad del aceite obtenido. En esta ocasión os explicamos los diferentes sistemas de poda aplicados a olivar en seto. ¿Qué es la poda? Es una fase necesaria para mantener en perfecto estado de salud el cultivo. Podría definirse como un conjunto de operaciones tendentes a mejorar la vegetación y las ramas de los árboles. Existen diferentes tipos de poda siendo las más habituales las siguientes:

  • Poda de formación:  Como su propio nombre indica, el objetivo es darle forma a un árbol. Sin embargo, hay que realizar esta poda con cierta precaución. Diferentes especialistas en la materia han señalado la importancia  que tiene no realizar podas severas o muy agresivas con el cultivo. Una actuación de esas características dejaría al árbol sin protección y no mejoraría las condiciones productivas. Lo más adecuado es una poda basada en el respeto por el libre desarrollo del árbol. Dentro de la poda de formación hay subtipos como son:
    • Poda a un solo pie. Se utiliza con frecuencia en plantaciones extensas o muy grandes. La principal ventaja de este sistema es que permite una gestión más óptima de la recolección mecanizada.
    • Poda a dos o más pies. Es la más común en las zonas sur y este de España. Este tipo de poda comienza con una “mata enmarañada de pies”. Paulatinamente y en función del crecimiento del cultivo, el número de pies disminuye dejando solo las ramas más separadas.
  • Poda de producción: Este tipo de poda presenta características propias porque el sistema de producción no puede ser intenso pero el cultivo tampoco puede estar abandonado a su suerte. Desde CBH os damos una serie de consejos si optáis por el sistema de poda de producción.
    • Limpiar ramas para mejorar la entrada de luz en las distintas partes del árbol .
    • Preservar de la luz solar directa algunas zonas específicas como las ramas.
    • Vigilar muy de cerca el crecimiento del cultivo. Es necesario eliminar las partes secas o quemadas de la planta para favorecer el nacimiento de nuevos brotes.
    • La referencia para comprobar si la poda de producción es correcta o no, es mediante el volumen de copa por hectárea.
    • En la poda de producción influyen diferentes factores como son: disponibilidad de agua, tipología de suelo, nivel de pH y la variedad del cultivo plantado. La suma de esas variables determinan la calidad del fruto.
  • Poda de regeneración: Es la más adecuada si quieres darle una vida mejor a tus cultivos. Esta poda impide que la plantación muestre signos de envejecimiento o debilidad. Recomendamos una poda de rejuvenecimiento continúo y escalonado para mantener en perfecto estado la salud del cultivo.

En el caso de las plantaciones de olivar superintensivo (también conocidas como olivar en seto), los sistemas de poda varían ligeramente de la tipología explicada más arriba. ¿Cuáles son los más comunes en olivar en seto? A continuación te contamos más.

  • Topping: Con la ayuda de una barra de discos rotativos y cortantes, el árbol mantiene una dimensión adecuada que facilita el pase de la máquina recolectora. La mejor época para hacerlo es a finales de invierno (febrero o mitad de marzo). En algunos casos, el topping se realiza en verano, en meses como julio y agosto, o incluso puede hacerse en ambas épocas. En la actualidad, diferentes grupos de investigación estudian cuál es el momento del año más recomendado para iniciar la técnica. Algunas tesis científicas apuntan que la mejor fecha es  a finales de invierno, justo antes del comienzo de la primavera. Otros especialistas sostienen el verano como el mejor momento para poner a punto el cultivo de cara a la campaña de recolección y cosecha. Sea como sea, en la actualidad este asunto es objeto de debate.
  • Poda lateral: Se basa en conseguir una anchura y una altura adecuada para la máquina de recolección. Es importante mantener el eje central y evitar así que el olivar sea improductivo ante demasiado sombreo. La recomendación que os damos desde CBH, como expertos en plantaciones de olivar intensivo y plantaciones de olivar superintensivo, es realizar esta poda de forma manual para eliminar las ramas con grandes dimensiones. La maquinaria que se utiliza para la poda lateral es la misma que se usa en el topping pero con  una orientación vertical y una distancia prudente de unos 20 centímetros.
  • Skirting: Es la poda de ramas bajeras hecha mecánicamente con máquinas recortadoras de bajos acopladas a la parte delantera del tractor.
  • Poda de renovación: La aconsejamos en aquellos casos en los que el olivar en seto ha dejado de ser productivo por causas asociadas a un mal uso o por el envejecimiento natural de la plantación. Dentro de la poda de renovación, el agricultor puede optar por las siguientes posibilidades:
    • Renovación con podas continuadas y dirigidas a cortar el tronco del seto.
    • Transformación del olivar intensivo en superintensivo.
    • Arracar la plantación y realizar otra.

Por otra parte, las plantaciones de olivares en seto presentan unas necesidades hídricas que deben ser consideradas en el diseño y planificación de la estrategia de riego. Hay que diferenciar entre plantaciones en formación y plantaciones adultas. Las primeras requieren un tiempo de dedicación mayor porque el objetivo es conseguir un plena y rápida reproducción. En cambio, las segundas deben tener un riego completo desaconsejándose un riego deficitario. En CBH podemos ayudarte a planificar el sistema de riego de plantaciones de olivar intensivo, plantaciones de olivar superintensivo e incluso plantaciones de almendro.


Deja un comentario